Bogotá - El Salitre

Aqualia lidera un consorcio que gestiona la expansión de la planta de tratamiento de aguas residuales El Salitre, un proyecto clave para mejorar el sistema de saneamiento de la ciudad de Bogotá y su entorno.

Tras su ejecución, la planta tratará un caudal de más de 600.000 metros cúbicos de agua al día (m3/día) y dará cobertura a 3 millones de personas

En la capital colombiana, la concentración de población en el área metropolitana ha tenido una incidencia nefasta en el entorno. El río Bogotá, sufre en la actualidad una importante polución por la recepción de las aguas de sus afluentes Salitre, Fucha y Tunjuelo tras su paso por la capital. Algo que convierte al Bogotá en un río muerto en determinados tramos.

Para paliar este problema, la CAR (Corporación Autónoma Regional) de Cundinamarca presentó un concurso público internacional para la ampliación de la PTAR El Salitre, que adjudicó la construcción de las obras para la ampliación y optimización de la planta al Consorcio Expansión PTAR Salitre, liderado por Aqualia. En este consorcio participan además la empresa griega especializada en construcción de grandes infraestructuras Aktor, así como la compañía colombiana Cass Constructores.

 

La planta, una vez terminada, tratará un caudal superior a los 600.000 metros cúbicos de agua al día (m3/día) y dará servicio a 3 millones de personas. La ampliación aumentará la capacidad de tratamiento de la planta de los 4m3/s actuales hasta los 7,1m3/s. Además, se añadirá al tratamiento primario existente un tratamiento secundario y una desinfección de las aguas tratadas. Se trata, por tanto, de un proyecto fundamental para la mejora del saneamiento de la ciudad.

Además, parte del agua tratada se destinará al distrito de riego La Ramada, ubicado en los municipios cercanos de Cota, Funza, Mosquera y Soacha. Así se garantiza que el agua ya tratada y desinfectada de la PTAR de El Salitre pueda ser aprovechada para usos agrícolas y pecuarios, sin riesgo para la salud pública. Aunque, sin duda, el beneficio más importante de este proyecto es contribuir a la descontaminación del Río Bogotá.

Una obra de depuración de la magnitud de El Salitre supone un avance fundamental en la consecución del derecho humano al saneamiento tal y como lo establecen las Naciones Unidas (saludable, limpio, accesible y asequible para todos) 

 
Avance de los trabajos

Comprobar el avance actualizado en la parte de abajo de esta página:

https://ptarsalitre.com.co/#avance

 

Alta complejidad técnica

La ampliación de la depuradora de El Salitre presenta una gran complejidad técnica por la deformabilidad de las arcillas de la formación Sabana sobre la que hay que cimentar cargas de elevada magnitud y/o superficie. Además, el hecho de que la depuradora se sitúe sobre los terrenos de un antiguo vertedero (basuras procedentes de vertidos incontrolados) así como la especial tipología del mismo, han supuesto dificultades constructivas añadidas al proyecto. Para solventarlas se han realizado estudios de vertidos y de agua freática con el fin de determinar el grado de contaminación y se han utilizado entibaciones de taludes en varias zonas poco estables.

Aparte de todo esto, la climatología de lluvias constantes y un caudal freático recurrente han dificultado las cimentaciones y han obligado a que el control de flujos de gases y agua en el estrato de arenas haya tenido que realizarse mediante conducciones y uso de polímeros especiales.

Impactos sociales y medioambientales del proyecto

 

El componente social se considera prioritario y como tal ha estado presente en el proyecto desde su inicio. Así, al margen de la importante creación de empleo que la obra ha supuesto, el consorcio ha desarrollado diferentes acciones con la comunidad y el entorno local. Entre ellas, la generación de espacios para promover una adecuada interacción entre la ciudadanía, las instituciones, el contratante y el contratista.

En este sentido se han desarrollado reuniones y acciones de socialización y sensibilización del proyecto con todo el entorno del proyecto: juntas de acción comunal, municipalidades, instituciones, asociaciones medioambientales, comisiones ambientales locales (CAL) de las siete localidades de la Cuenca Salitre, etc. Adicionalmente, se han realizado distintos ciclos de formación en competencias ambientales con jóvenes de instituciones educativas presentes en el área de influencia directa del proyecto y se ha habilitado un “aula del agua” que constituye un espacio interactivo donde generar conciencia en torno a la protección y cuidado de los recursos hídricos. También se ha creado la “Casa del Curí”, aula de educación ambiental usada con fines pedagógicos. 

 

Igualmente importante se considera el componente medio ambiental del proyecto. Su plan de gestión incluye varios componentes: 

Medio biótico:

Protección y gestión de la fauna silvestre (se ha reportado el rescate y reubicación de 1.426 animales) 

Aprovechamiento forestal (inventariados 3.004 árboles) – plan de compensación. 

Monitoreo de olores y ruidos. 

Reubicación del tráfico y señalética asociada

 

Enlace a la web del consorcio: https://ptarsalitre.com.co/

Publicador de contenidos

La búsqueda no obtuvo ningún resultado.